Estudio 1

Dios es Espíritu

Juan 4:24

Objetivos del Estudio

1.

 Ensenar la diferencia existente entre lo material y lo espiritual.

2.

Demostrar que el mundo espiritual existe, pues lo llevamos dentro. 

3.

Enseñar que ese mundo espiritual pertenece a Dios.

 

¿Quién es Dios?

“Creo en lo que veo”.

“¿Alguien ha visto a Dios alguna vez?”

“Algo debe haber, porque este mundo no se hizo solo”

“¿Por qué, si Dios es tan bueno, pasa esto o lo otro?”

Estas son algunas de las muchas expresiones del hombre moderno que revelan su incredulidad, sus dudas o su rebeldía. El hombre de hoy está más inclinado a dudar que a creer. Pero no por eso experimenta la satisfacción y felicidad anheladas; tiene necesidad de Dios y debe enseñársele la realidad de su existencia, quien es, su poder y su amor infinitos.    

Estas palabras: “Dios es Espíritu” quieren decir que El es un ser inmaterial. Materia es lo que nosotros podemos percibir con nuestros sentidos materiales: una piedra, un árbol, el agua, nuestros semejantes, y así una multitud de cosas que vemos o palpamos. Cuando nos referimos a Dios no podemos pensar de Dios  como de estas cosas. La naturaleza divina no se percibe con nuestros sentidos naturales. Analicemos esta verdad con un ejemplo: La naturaleza de nuestra propia existencia nos enseña que existen dos mundos. EL mundo de la materia (visible) y el mundo del espíritu (invisible). Tenemos manos, pies, cabeza; ¿Qué representan estas cosas? El mundo visible de la materia. Pero también pensamientos, y ellos nos permiten percibir las impresiones morales del mundo exterior. Tenemos conciencia, y ella nos enseña a juzgar nuestras acciones, y las ajenas, como buenas o malas. Sentimos amor u odio, alegría o tristeza, turbación o paz. ¿Qué son estas cosas que no se ven, porque son materiales, pero que son tan reales como nuestras manos o nuestra cabeza? Son atributos del alma humana, del mundo del espíritu, que prueban que este existe realmente. Por asi decirlo, la naturaleza divina es espiritual, singular, inmutable, y debe ser considerada como real y esencialmente distinta del mundo que nos rodea.  

 

Estudio 2

Dios es Eterno

Salmos 103:17; 135:13; Isaías 40:28; 43:10,13.

Objetivos del Estudio

1.

 Plantear la eternidad de “algo” como una necesidad imprescindible” a la mente humana para explicarse el origen del mundo.

2.

Enseñar que un ser increado y eterno es necesario para explicarse el origen del mundo.

3.

Revelar por la Palabra de Dios, que ese ser sin causa anterior es un ser que en virtud de su naturaleza nunca comenzó a existir, porque existió siempre. Ese ser es Dios el cual posee estas propiedades eternas en sí mismo.

 

La idea que alguna cosa debe ser eterna, o sea, sin principio y fin, es algo imprescindible al pensamiento humano para explicarse el mundo. Partiendo de nuestra propia experiencia analicemos el asunto con algunas preguntas (P) y respuestas (R):

(P) ¿Estoy aquí, en este mundo, por mi propia voluntad? ¿Soy yo el autor de mi propia existencia?

(R) No, mis padres me trajeron al mundo.

(P) ¿Vinieron mis padres al mundo por su propia voluntad?

(R) No, mis abuelos los trajeron a la existencia; pero mis abuelos tampoco vinieron aquí porque ellos quisieron, ni mis bisabuelos, ni toda mi larga ascendencia. Algunos afirman que el hombre vino del mono.

(P) ¿Vino el mono al mundo por su propia voluntad?

(R) No, según dicen, el mono es el descendiente de otras especies animales anteriores e inferiores a Él.

Así vamos buscando hacia atrás la causa anterior de cada uno de los seres que han existido.

(P) ¿A qué punto tenemos obligatoriamente que llegar?

(R) Bueno, lógicamente a una causa sin causa anterior. Porque las cosas existentes no pudieron haberse dado de “LA NADA”  La nada, nada produce. La nada, la “no existencia” no existe. Siempre tiene que haber “ALGO”. Entonces ese “ALGO” que fue el primero de todas las cosas y el origen de ellas, ha existido “SIEMPRE”

Creemos que ese  Ser Eterno, Inteligente y Todopoderoso es Dios. Que es eterno porque es espiritual, ya que si fuera material se destruiría igual que la materia.

La Biblia nos habla de esa verdad, Éxodo 3:14. “YO SOY EL QUE SOY” quiere decir: “Yo, el que existo por mí mismo, a mí nadie me ha creado” Juan 8:58; 17:24; 2Pedro 3:8.

 

Porque para El no hay pasado ni futuro, todo es un eterno presente.

 

Antes que naciesen los montes Y formases la tierra y el mundo, Y desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios. Salmos 90:2

Porque mil años delante de tus ojos, Son como el día de ayer, que pasó, Y como una de las vigilias de la noche. Salmos 90:4

Por tanto, al Rey de siglos, inmortal, invisible, al solo sabio Dios sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén. 1 Timoteo 1:17

Estudio 3

Dios es El Creador de La Vida

Génesis 1:20-27; 2:7, 21 y 22.

Objetivos del Estudio

1.

 Explicar que la vida es un fenómeno admirable, porque todos los seres vivos estamos materialmente hechos de lo  mismo, y en cambio la vida es muy rica y variada.

2.

Explicar con claridad la teoría de la generación espontánea. 

3.

Explicar las dos razones de por qué esta teoría no es científicamente válida.

  1. Porque no ocurre en la naturaleza
  2. Tampoco se ha logrado demostrar en un laboratorio 

4.

Dejar bien claro que existen dos alternativas: generación espontánea o un “Creador de la vida”

 

La existencia de esta tierra, rica y variada, ha sido y es motivo de investigación por parte de científicos y filósofos. Entre los fenómenos más asombrosos  que se investigan se encuentra “la vida”. Las plantas y los animales, incluyendo a los seres humanos, somos seres vivos.

Ahora bien, en esto hay algo muy interesante: La ciencia ha comprobado que el cuerpo humano está formado por los mismos elementos que se hallan en la naturaleza, como el oxígeno, el hidrógeno, el carbono, etc. Igual sucede con todo ser viviente, aun las plantas. Estos elementos también se hallan en el agua, en las piedras y en otros minerales que carecen de vida. ¿Qué poder extraordinario ha logrado, y cómo lo ha logrado, combinar esos elementos muertos para dar lugar a seres vivos, cuyas propiedades son nacer, alimentarse, desarrollarse, reproducirse y morir;  cosas imposibles en la materia inanimada? ¿Qué poder misterioso ha logrado que una semilla de cualquier clase, maíz, arroz, etc., que se ve seca y aparentemente sin vida, al caer en tierra húmeda da lugar a una planta con todas las propiedades de un ser vivo?

Hubo y hay quienes afirman que la vida se dio espontáneamente mediante un proceso casual de combinaciones de los elementos materiales, y que ha evolucionado durante millones de años; pero las investigaciones hechas en los seres vivos, hasta en los más simples, demuestran que esto no es posible, y que “un ser vivo únicamente procede de otro ser vivo”; no nace espontáneamente de la materia muerta.

Aunque hay quienes continúan enseñando la teoría de la evolución, esta no ha sido demostrada; o sea, que los científicos no ha podido combinar los elementos de la materia logrando crear artificialmente vida, demostrando con ello sus argumentos.

Entonces, como el dilema se reduce a estas dos ideas: Generación espontánea  o un CREADOR DE LA VIDA, y la primera la rechaza la misma ciencia, se impone a nuestra inteligencia la segunda idea. La VIDA ha sido CREADA, y como que la vida que nosotros conocemos (seres humanos, animales y plantas) es tan compleja y grandiosa, se impone la idea de que el Creador de ella es un Ser Grandioso, Inteligente y Todopoderoso.

Dios es el Creador de la Vida y de todo lo que existe.