Bajo la Autoridad de La Palabra

Iconthree


Texto: Proverbios 4:20-27
"...Aparta de ti la perversidad de la boca, Y aleja de ti la iniquidad de los labios. Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante. Examina la senda de tus pies, Y todos tus caminos sean rectos." (Vs 24-26)
En estos versículos hay una invitación a poner todo nuestro ser con sus miembros bajo la autoridad de la Palabra de Dios. Es decir, la mente, los oídos, los ojos, la boca, los labios, los pies, el caminar diario que es la conducta, el corazón, el proceder con sus intenciones. Ponerse bajo la autoridad de Dios es estar sumiso a su voluntad. En hebreo se usa la palabra 'autoridad' en diferentes contextos. La frase "...y ponte sumisa bajo su mano," (Gn. 16:9) denota la participación de la voluntad humana que se somete a la autoridad. En el texto de hoy, es Dios quien nos está diciendo que pongamos nuestros miembros bajo su autoridad, "Aparta de ti la perversidad de la boca"..."Tus ojos miren lo recto"... "Examina la senda de tus pies"... y "todos tus caminos sean rectos."
Pablo nos deja instrucciones muy precisas al respecto, "Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia" Romanos 6:13. Que nuestra oración siempre sea, "Señor ayúdanos a vivir bajo la dulzura y autoridad de tu Palabra, y que ella cual tizón, queme nuestro pecado y encienda la llama de la obediencia para nunca beber del ajenjo del pecado." "Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí." Salmo 51:10